• El fondo del asunto : Cara y cruz de la homeopatía en la Universidad


    06/10/2011

    A estas alturas aún me asombro de que la homeopatía tenga tanta capacidad para colarse en las Universidades. Al fin y al cabo, lo lógico sería esperar que médicos, biólogos, químicos o farmacólogos tuviesen el mínimo de formación necesario para darse cuenta de la magnitud de esta bobada. Claro que, a la inversa, también podemos preguntarnos qué clase de formación estarán impartiendo si se tragan las tonterías de Hahnemann. En fin...

    Sea como sea, en estos días he tenido noticia de dos formas bien distintas de tratar a la homeopatía en la Universidad. En el primero de ellos la protagonista es la Universidad de Sevilla, que por lo visto no se contenta con ser una de las instituciones docentes más citadas en La lista de la vergüenza, sino que quiere ir hasta el infinito y más allá, promoviendo la pseudociencia incluso de las formas más insospechadas. Vean, si no, este vídeo:



    Sí, han leído bien. La agenda dice

    La homeopatía es menos agresiva con la salud y el medioambiente.

    Pero como también dice

    Infórmate.

     Pues aprovecharemos el consejo para ofrecer una fuente de información, que es la segunda noticia de las que hablábamos. Resulta que el 6 de octubre a las 18 horas tendrá lugar en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de Albacete una charla-coloquio sobre la homeopatía, acompañada de un "suicidio" homeopático, es decir, la ingestión de una sobredosis de pastillas homeopáticas que sin lugar a dudas provocará en quienes la lleven a cabo el mismo sabor empalagoso y la misma completa ausencia de otros síntomas que muchos ya hemos experimentado.

    Solo que en este caso la organizadora del acto no es la Universidad de Castilla-La Mancha, sino la Asociación de Estudiantes de Medicina de la Universidad.


    Lo cual supone la mayor diferencia entre ambas noticias. No se trata solo de que en la Universidad de Sevilla se siga promoviendo la homeopatía hasta en las agendas mientras que en la de Castilla-La Mancha no se duda en ponerla en evidencia, no; es que en el primer caso la inciativa ha partido -o al menos ha contado con la complicidad- de quien haya tenido la ocurrencia de encargar y aprobar las dichosas agendas, mientras que en la de Castilla-La Mancha la lección la dan sus estudiantes.

    Con lo que volvemos a lo que decíamos al principio: lamentablemente, hay muchos docentes dispuestos a enseñar superstición en carreras que se suponen científicas. Pero, como demuestran los estudiantes de medicina de Castilla-La Mancha, cada vez hay más alumnos que no les hacen caso.