• La mentira esta ahi fuera : Leonid V Ksanfomaliti ¿encontró vida en Venus?


    31/01/2012

    Durante los años 70 y 80,  un reputado científico ruso, el Dr. Leonid V Ksanfomaliti, realizó un importante trabajo como experto investigador en el Laboratorio de Fotometría y Radiometría Térmica del Instituto de Investigación Espacial de la Academia Rusa de Ciencias. Fue el primero en descubrir que los relámpagos eran comunes en la atmósfera de Venus. En estos últimos días, una publicación suya está levantando una tremenda polvareda.

    Ksanfomaliti publicó un artículo en el último número de la revista “Astronomicheskii Vestnik” (Investigación del Sistema Solar). En el Abstract leemos:

    Venus: un laboratorio natural para la búsqueda de vida en altas condiciones de temperatura

    Nuevas clases de planetas extrasolares con masas relativamente pequeñas (“las súper-tierras”), ubicados en órbitas bajas cerca de estrellas de baja luminosidad, poseen en su superficie temperaturas y presiones atmosféricas moderadamente altas. Tales condiciones, junto con la composición de su atmósfera son incompatibles con las formas de vida basadas en aminoácidos nucleicos que se dan en la Tierra. Pero ¿deberíamos considerar que dichas condiciones son incompatibles con cualquier forma de vida? Considerando que las condiciones de Venus podrían ser similares a las existentes en otras “super-tierras”  de órbitas bajas, se hace necesario un análisis más detallado de la superficie de este planeta.

    Estas imágenes fueron captadas por las sondas Venera en 1975 y 1982. Otras imágenes que inicialmente fueron descartadas se incluyeron en el estudio. Se identificaron algunos objetos relativamente grandes (entre 10 y 50 cm.), con una morfología inusual. Estos objetos aparecían en unas tomas y en otras no, y en algunos casos la forma variaba de una imagen a otra. El artículo presenta los resultados obtenidos del análisis de estos objetos.

    A Ksanfomaliti le llamaron la atención tres objetos que aparecen en las imágenes tomadas por la Venera 13. Esta sonda aterrizó en Venus el 1 de marzo de 1982, en la zona de “Navka Planitia”. Sobrevivió por unos 127 minutos, que es mucho considerando las condiciones extremas existentes en la superficie de Venus: una temperatura de 457 °C y una presión de unas 89 atmósferas terrestres.  Los objetos son estos:

    “El disco”

    Ksanfomaliti lo describe así:

    El gráfico muestra una secuencia de imágenes del “disco” (flecha a) y su alrededor. En los dos primeros cuadros del gráfico, la forma de “disco” y su “entramado” casi no cambian. En el minuto 72 en la parte inferior del disco aparece un pequeño arco. En el cuadro del minuto 86, el arco se alargó varias veces y el “disco” se dividió en fragmentos. En el siguiente cuadro (min 93), apareció un objeto brillante y simétrico, donde estaba el disco y con una dimensión similar (b). Estaba formado por numerosos pliegues angulares como espigas.

    Para Ksanfomality la posición del “disco” cambió ligeramente en el límite superior de la imagen debido al calentamiento de la sonda y a un ligero cambio en la posición del eje óptico de la cámara de exploración.

    “El trapo negro

    En la primera imagen (0-13 min), se puede ver un objeto negro alargado en vertical de origen desconocido. Un “trapo negro” de unos 60 mm de altura emergió envolviendo en su extensión el cono de medición de las propiedades mecánicas del suelo. En las dos siguientes imágenes el objeto desapareció sin dejar rastro.

    Don Mitchell’s un investigador que trabajó en los laboratorios Bell y que procesó las imágenes de Venera 13-14 con la telemetría original, sugiere que “el trapo oscuro” es sencillamente una sombra producida por nubes de baja altitud. Esto estaría soportado por los análisis que se han realizado con los datos de las Venera, donde han encontrado que la iluminación de la superficie de Venus no es homogénea y por ende hay sombra.

    También Mitchell’s publicó esta imagen (procesada por él) en donde se observa que el “trapo oscuro” no lo es tanto:

    “El Escorpión”

    En la primera imagen (min 7), sobre el polvo expulsado por el aterrizaje, apenas se distinque una silueta de una longitud de unos 10 cm. En la segunda imagen (min 20) la silueta se define y la longitud de la forma aumenta a los 15 cm. La disposición de las marcas recuerda la forma de un escorpión. En la imagen del minuto 59, una parte de la estructura del ‘escorpión’ aparece. En el minuto 93, el ‘escorpión’ aparentemente se liberó completamente de la capa de tierra que lo cubría, que sería de aproximadamente de 1 ó 2 cm. Todo ello ocurrió en una hora y media, lo que indica que las habilidades físicas de ese “escorpión” son limitadas. En el minuto 119 ya no era visible.

    De los tres objetos venusianos de Ksanfomaliti, este último es el más criticado, ya que se aprecia claramente que se trata de un artefacto de la imagen. Don Mitchell’s señala además que en las imágenes de más calidad no se observan ni “el disco” ni el “escorpión”. También es llamativo descubrir que Ksanfomaliti es parte del consejo editorial de la revista en donde publicó su trabajo. ¿Su documento habría sido publicado en otra revista en la que él no fuera consejero? Ahí dejo la pregunta.